La invasión del Falke

Es el intento más ambicioso de derrocar el régimen de Juan Vicente Gómez, no sólo en razón de los recursos invertidos en la expedición sino por los actores políticos involucrados. Su líder principal, el general Román Delgado Chalbaud, ha permanecido 14 años preso en La Rotunda (1913/1927) como consecuencia de su rompimiento con Gómez cuando éste suspendió el proceso electoral en 1913. Comienza a preparar la expedición después de su liberación y exilio en París, burlando la vigilancia que mantiene Gómez sobre los exiliados políticos. El plan consta de dos partes: en la primera debe darse el desembarco, en las costas orientales de Venezuela, de la expedición comandada por Delgado Chalbaud, y la segunda es una marcha sobre Caracas. Ambas partes deben coincidir con el alzamiento de fuerzas antigomecistas en el Occidente del país, acaudilladas por Juan Pablo Peñaloza y Régulo Olivares.

A comienzos de 1929 se funda en París el Partido de Liberación Nacional, integrado por Santos Domínici, Alberto Smith, Rufino Blanco Fombona, Pedro José Jugo Delgado, José Rafael Pocaterra, Néstor Luis Pérez, Manuel Flores Cabrera, Pedro Elías Aristeguieta y Atilano Carnevali.

Con los aportes de algunos venezolanos residentes en el exterior, más los bienes de la firma Félix Prenslau & Co. y sus bienes personales, Delgado Chalbaud fleta y arma el buque de fabricación polaca, Falke, rebautizado con el nombre de General Anzoátegui. Participan en la expedición, tanto los más importantes caudillos liberales amarillos antigomecistas, como estudiantes.

A causa de una falta de coordinación entre las distintas fuerzas involucradas, la expedición fracasa una vez llegados al país el 10 de agosto. Delgado Chalbaud es ultimado en el puente Guzmán Blanco de Cumaná, acción en la cual muere también el estudiante Armando Zuloaga Blanco. La ciudad es sitiada por las fuerzas del gobierno en una exitosa acción militar en la cual interviene, por primera vez en la historia nacional, una escuadrilla de aviones que efectúa un vuelo de reconocimiento sobre Cumaná.

El fracaso de la expedición del Falke tiene hondas repercusiones políticas: rupturas entre los caudillos liberales amarillos, que se achacan mutuamente la responsabilidad del fracaso y las muertes de sus compañeros; y el rompimiento definitivo de los jóvenes con la “vieja guardia”. De allí en adelante la “nueva oposición” decide seguir su propio rumbo.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s